BUSCADOR NOTICIAS
 
 
Ampliar texto
Reducir texto
24-04-2017
 
Habló la mamá del nene asesinado por su DT: "Felipe siempre pedía verlo"
 
  • “Felipe terminaba la práctica de fútbol y les decía a sus compañeros que iba a ayudar a su papá a juntar las pelotas. Mi hijo vio en Fernando el padre que siempre quiso tener. Cuando noté que empezó a actuar con más autoridad de la que le correspondía, acudí a la psicóloga. Y después pasó todo esto”. La que habla con Clarín es Alexandra Pérez, mamá de Felipe Romero, el nene de 10 años que fue secuestrado y asesinado por su entrenador de baby fútbol en Uruguay. El agresor, Fernando Sierra (32), luego se suicidó. La jueza confirmó a este diario que el nene también fue víctima de abuso sexual. Su mamá dice que no lo puede creer.

    La relación entre Felipe y Fernando arrancó hace dos años. “Berenice, la mamá de un compañerito del colegio de Felipe, me presentó a Fernando. Al poco tiempo, mi hijo empezó a jugar en Defensor de Maldonado, donde él era DT, y generamos una amistad”, cuenta Alexandra que recuerda que, el primer día que vio al entrenador, él le manifestó su deseo de ser padre.

    El vínculo entre Sierra y el nene comenzó a crecer. “Fueron varias veces juntos al Chuy (en el límite con Brasil) y lo llevó de viaje, con mi permiso, a Camboriú”, sigue la mamá. Pasaba mucho tiempo con el nene: “Se iba para su casa los viernes y volvía los domingos. Si le decía que no podía ver a Fernando, Felipe se ponía a llorar”. Pero, en los últimos meses, a Alexandra, que es policía, las actitudes de Sierra terminaron incomodándola. “Comenzó a llevárselo de los lugares sin mi autorización y, además, me enteré que la intención de su mamá, que se sentía ‘abuela’ de mi hijo, era que Felipe se fuera a vivir con ellos”, explica Alexandra, que el mes pasado intentó ponerle un límite al DT. “Le dije que era mi hijo y que yo decidía sobre él. Esa vez, Fernando se puso a llorar y me respondió que él se moría si le sacaba a Felipe”.

    El miércoles pasado Alexandra optó por llevar a su hijo a una psicóloga, quien, sin darle precisiones, le recomendó que no dejara que Felipe se viera solo con ese hombre. “Esa tarde, mi hijo se entrenaba así que después de la práctica hablé con Fernando y le comenté que si bien iba a seguir en fútbol, por un tiempo, no iba a poder

  • salir más con él. Me respondió que lo entendía”, agrega la mamá.

    Felipe salía a las 17 de la Escuela Nº 2 de Maldonado pero, al día siguiente, Sierra lo retiró dos horas antes y se lo llevó con un auto alquilado a Villa Serrana, en el departamento de Lavalleja. Antes, compró tranquilizantes que le habría suministrado al chico. En el camino, tiró su celular. Y en un paraje llamado “La Olla” dejó el coche. A pocos metros, encontraron los cuerpos. Estiman que, entre la noche del jueves y la madrugada del viernes, Sierra mató de un tiro al nene y luego se suicidó. “Según los informes, los dos tenían un disparo en la sien. En el cuerpo del niño hay signos de abuso sexual. Se encontraron lesiones recientes y de larga data”, precisó Adriana Morosini, jueza penal de Maldonado a cargo de la causa.

    Según la magistrada, descartan que Sierra haya actuado con un cómplice. Ahora analizarán “las condiciones en las que el menor fue entregado por la escuela”. Por esto, citarán a maestras y a la directora de la institución. Los padres del menor también declararán, aunque más adelante. Felipe era hijo de Luis “Lucho” Romero, un ex futbolista que pasó por Peñarol y Nacional y también jugó en Italia y China. Si bien le enviaba plata a Alexandra para mantener a Felipe y a su hermana Sofía, de 13, la mujer asegura que no cumplía con el rol paterno.

    Consultada por la situación de abuso, Alexandra dice que no lo puede creer. “Felipe estaba feliz con Fernando, siempre pedía verlo”, relata la mamá que repite que ella creía que el DT era bueno. “No tomaba, no fumaba, no tenía vicios”, insiste. Julio Lucero, vecino de la familia del homicida, afirma que en La Barra y El Tesoro, de donde era Fernando, están todos conmocionados: “Los Sierra son trabajadores. Su papá es obrero y su mamá limpia chalets. Son muy respetados en el pueblo. Acá nadie puede entender lo que pasó”.

    Esta tarde, más de mil personas despidieron al nene. “Fue feo ver alejarse el cajón. Felipe era único y muy querido. Y así me lo demostraron en el sepelio todos los que corearon su nombre y le dejaron flores”, cierra su mamá.

 









Copyright EL EXPRIMIDOR WEB .com - All rights reserved
Normas de confidencialidad y privacidad
Diseño: Arias Pissinis
Armado y programación: DOMO