BUSCADOR NOTICIAS
 
 
Ampliar texto
Reducir texto
20-04-2017
 
Las escuchas que complican al marido de Laura Miller: "Me dejaste recontra en bolas"
 
  • Nicolás Traut se estaba por casar con la cantante Laura Miller. Corrían los últimos días del 2016 y todo parecía ir sobre rieles. Hasta que el teléfono sonó y del otro lado una voz enojada, repleta de reclamos y hasta con tono amenazador. Del otro estaba Ramón Alves, conocido de Traut y supuestos socios en una maniobra que en ese momento ya era investigada y que ahora estalló por las detenciones de ambos. Una estafa cibernética, a través del hackeo de cuentas bancarias, al municipio de 25 de Mayo por un monto de 3.600.000 pesos.

    Alves lo llama a Traut y le reclama un dinero. La suma en cuestión, según Alves, había salido de su bolsillo para silenciar a uno de los tantos hombres que retiraron el dinero por las ventanillas del banco, modalidad que utilizaron los estafadores para dar el golpe a las arcas municipales. El reclamo, en consecuencia, era para que Traut se hiciera cargo de su parte y le pasara a Alves el dinero acordado.

    La escucha es una de las tantas que llevó al fiscal de Mercedes Juan Ignacio Bidone a ir por las detenciones de los dos, e incluso a la de los otros implicados en la estafa. Traut se negó a declarar. Pero estas escuchas lo complicarían y lo pondrían en el lugar que sospecha el fiscal, como cerebro de una banda que contrató hackers y cobradores para robarle dinero al municipio de 25 de Mayo.

    Una de las escuchas que complica a Traut:

    A: Negro, estoy en la ruta.

    T: Me clavo acá, boludo.

    A: Bueno Nico, pero venimos con este tema desde que saltó el quilombo. Puse el pecho y no me podés cagar así.

    T: No estoy para este negro.

    A: Pero no es ese negro solo. Vamos a solucionar el tema.

    T: Puse toda la onda.

    A: Yo puse 20 y ahora me van a cortar la luz. No tengo para pagar la luz. Tengo que pagar el total. Te lavaste las manos y desapareciste.

    T: Usá la tarjeta.

    A: Eso no ese hace loco. Desde antes del día 7 venimos con el quilombo. Como se calmó todo desapareciste.

    T: Quise poner la plata con la tarjeta.

    A: No loco. Me dejaste recontra en bolas. No tengo de dónde sacar. Te di para solucionar el quilombo. Venimos pedaleando esto desde el 16. Se solucionó porque vino la nueva boleta. Vos te borraste.

    T: Hay un cheque mío.

    A: Pero no loco, no le puedo decir a Edesur que lo vamos a solucionar. Entendé. Venía juntando la guita para pagar la luz y tuve que ponerla en otro lado.

    T: Me tienen que transferir.

    A: Me saqué este monstruo de encima para que te quedes tranquilo y me dejás en bolas así.

    T: Fijate si se puede bancar hasta mañana.

    A: No sé. Vamos a ver.

    T: Chau.

    A: Chau.

    Ambos fueron detenidos en la Capital Federal por personal de la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal, por lo que ya suman 14 las personas apresadas en el marco de esta investigación, 12 de las cuales fueron excarceladas pero siguen siendo investigadas.

    Según las fuentes de la investigación, el hackeo informático se produjo a las 23 del domingo 20 de noviembre, pero recién fue detectado el día siguiente, a las 11, por el tesorero municipal, cuando el banco inició su actividad comercial habitual.

    Los hackers ingresaron a las cuentas de la comuna y comenzaron a realizar las transferencias de fondos a otras de distintos bancos del territorio bonaerense, ante la mirada del contador del municipio, que veía como iba desapareciendo el dinero del sistema.

    Para cuando las autoridades denunciaron el hecho y el Banco Central emitió la orden de bloquear las cuentas a diversas entidades financieras, diferentes personas ya habían cobrado por ventanilla sumas de entre 100.000 y 250.000 pesos, por un total de 3.500.000 de pesos.

    En aquel momento, el intendente de 25 de Mayo, Hernán Ralinqueo, había evaluado que los tres millones y medio de pesos robados, que pertenecían a diversos fondos que estaban destinados para pagar sueldos y de la coparticipación, complicaba sobremanera las finanzas municipales.

    Sin embargo, el Banco Provincia deslindó al municipio del perjuicio económico y le repuso el dinero robado por la organización. "En definitiva, el perjudicado fue el banco", dijo el fiscal Bidone.

    La investigación sobre el robo se inició a partir de la certeza de que un grupo de hackers había obtenido fraudulentamente las claves de las cuentas de la Municipalidad, a través de un virus invasivo que infectó las computadoras de la Tesorería.

    Al comprobarse el desvío de fondos estatales hacia cuentas particulares, el personal de la División Fraudes Bancarios de la PFA adoptó una serie de medidas que posibilitaron detectar la existencia de 24 "falsas transferencias a proveedores".

    El dinero había sido dirigido a titulares de distintas sucursales del Banco Provincia, emplazadas tanto en la Capital Federal como en el Gran Buenos Aires.

    Inmediatamente se individualizaron las personas involucradas en la maniobra delictiva y los domicilios de cada una de ellas, donde se efectuaron alrededor de 15 allanamientos en los cuales se lograron las 12 mencionadas detenciones.

    Durante esos allanamientos, el fiscal Bidone y los policías de Fraudes Bancarios lograron recuperar medio millón de pesos.

    Desde entonces y mediante una investigación que incluyó escuchas telefónicas se logró identificar al supuesto jefe de la organización que, según los investigadores, es Traut.



 









Copyright EL EXPRIMIDOR WEB .com - All rights reserved
Normas de confidencialidad y privacidad
Diseño: Arias Pissinis
Armado y programación: DOMO