BUSCADOR NOTICIAS
 
 
Ampliar texto
Reducir texto
13-01-2017
 
Los porteños ahora también copan Chile y llenan sus valijas en los shoppings
 
  • A pura risa, tres veinteañeras se abren paso entre los percheros de una megatienda. Escanean la oferta, frenan, calculan con el celular y retoman la marcha. En sus manos ya no caben más remeras, shorts, bikinis y pantalones, pero van por más. Hasta que una de ellas, rubia y flaca, se aferra a una alpargata dorada que brilla en una montaña de "pares únicos" en remate. "¡Ay, me enamoré!", exclama. “Pero te va ir grande”, le advierte su amiga. “No importa, ¡¡mirá lo que sale!!”, replica. Lo lleva. Luego va hacia un empleado y le pregunta: "Disculpá, ¿acá hacen descuento para argentinos?".

    Santiago de Chile y sus pacientes habitantes ya se habituaron a presenciar escenas así. Y más en días como como los actuales, en los que "la nueva Miami" entró en liquidación. Frente a precios que pueden ser hasta 65% menores, cada vez más argentinos copan los negocios de esta capital. Y lo hacen en modo "deme dos".

    En 2016 más de 2.900.000 turistas argentinos fueron Chile, una cifra récord similar a la población entera de la Capital Federal o a todos los habitantes de Mendoza, San Juan y Catamarca juntos. Fueron en promedio 7.957 ingresos diarios: 49% más que en 2015, 119% más que en 2014 y más del triple que en 2008, según datos oficiales.

    Y el auge no se dio sólo en provincias vecinas. También se duplicaron en los últimos dos años las llegadas a Santiago en avión. En 2016 fueron ya 454.800, en especial provenientes de Buenos Aires, donde estalló la moda de las "escapadas" de compras y paseo.

    Vinimos tres días a comprar. Si nos queda tiempo pasearemos, pero no es la prioridad", admite más tarde, al culminar su rally, la platinada de las alpargatas flojas mientras toma un frappuccino, rodeada de bolsas.

    La marea porteña empieza triturar la calma de los shoppings santiaguinos antes del mediodía. Llegan en parejas, en familia y en grupos, a veces en los transfers gratuitos de los mismos centros comerciales. Otros llegan en tours guiados. Como sea, no tardan en hacerse notar, y no sólo por lo cargados que se van.

    “Quieren probarse todo y hablan muy fuerte. Quizás están en distintas puntas del local e igual se gritan: ‘¡Che, boludo, vení a ver esto!’ -imita, divertida, la vendedora de una multitienda-. Al principio nos daba risa, pero nos habituamos." Y mientras dice “habituamos”

  • resuena una potente risa femenina desde las cajas. Era una argentina. “¿Has visto?”.

    “¿Cómo son los argentinos? ¡Ruidos, po! -coincide otro empleado-. Todo les parece barato y entran al negocio con maletas”. Esa es la otra nueva costumbre: van a comprar con sus valijas. O las compran. En locales de Samsonite y otras marcas cuentan que cada día cientos de argentinos entran cargados de bolsas, adquieren maletas y meten todo allí para seguir la recorrida.

    A Mónica, por ejemplo, se la ve salir con un "carry on" rosado de la tienda Forever 21, una de las más populares junto con Zara y H&M. La siguen sus cuatro hijas, metiendo incontables bolsas amarillas en sus respectivos equipajes. “Vinimos cinco días. Obvio, a comprar. Un ratito a la casa de Neruda y después, todo shopping", define. Luego ruega: “No pongas mi nombre real, que en el trabajo no saben que estoy acá”.

    Los "mall" más visitados están en las zonas más "chetas" de la ciudad: Providencia y Las Condes. En Parque Arauco, con más de 350 tiendas, la llegada de argentinos creció un 40% en 2016. En Costanera Center, otro gigante, 7 de cada 10 extranjeros ya son "argentos" y la empresa empezó a ofrecerles carritos. En ambos casos, dan tarjetas a extranjeros con descuentos extras de hasta un 20%.

    Zapatillas Nike a $ 600, zapatos de vestir por $ 800 y camperas a $ 900 son hoy algunos de los atractivos. También jeans a $ 300 y remeras a menos de $ 100. Aunque en la zona de outlets de Quilicura, al norte de Santiago, los valores caen más. Y también en locales del centro.

    La otra gran atracción es la tecnología. Smartphones de $ 20.000 están a $ 13.000, notebooks de $ 15.000 quedan en $ 8.000 y Smart TV de 55 pulgadas bajan de $ 28.000 a $ 10.600 . “A veces llevan 2 o 3 teléfonos. ¡Y hacen hartas preguntas! Les dices que se puede usar en toda Latinoamérica y te insisten: ‘¿en Argentina también?’. Hay que decirles: ‘Sí, señor, sirve en el mundo entero y además en la Argentina”, bromea un vendedor del rubro.

    La fiebre consumista tiene sus números. Según la Cámara de Comercio chilena, las compras con tarjetas argentinas crecieron 119,5% en el último año. Datos oficiales marcan que los turistas argentinos gastaron en Chile US$ 72,4 millones al mes. Es la mitad de lo facturado en octubre por todos los shoppings porteños.

    La rubia veinteañera de la alpargata brillante, al final, reconoce que hay algo raro en todo esto: "Es loco tener que tomarte un avión para comprar, pero allá es imposible. Cuando ves estos precios, no comprás en Buenos Aires nunca más. Con mis amigas, vamos a volver".

 







Copyright EL EXPRIMIDOR WEB .com - All rights reserved
Normas de confidencialidad y privacidad
Diseño: Arias Pissinis
Armado y programación: DOMO